OBAMA

Cientos de festejos en el mundo y en Washington, D.C. que está abarrotada por millones de visitantes, celebran la asunción de Barack Obama como el presidente número 44 de los Estados Unidos y convierten su designación en una verdadera fiesta global de optimismo y júbilo.

La elección de este abogado afroamericano de 47 años de edad fue seguida muy de cerca en todo el mundo con una sensación de escepticismo y curiosidad por ver si los estadounidenses serían capaces de dar un cambio tan drástico como llevar a un inquilino negro a la Casa Blanca.

Y sí sucedió. Barack Hussein Obama ganó de calle las elecciones y reestableció el optimismo en este país anglosajón que pasa por la peor recesión económica en varias décadas y a la vez muchas naciones se contagiaron de ese entusiasmo incluído México, donde asombrosamente escuché frases positivas y alabanzas hacia el nuevo gobernante como si se tratara de un político local al que se le ven sólo virtudes. De hecho nunca antes he oído hablar a la gente de un candidato mexicano con tanto entusiasmo como se expresaban de Obama. Y esa es precisamente una muestra del fenómeno global que provoca este ex-senador de Chicago que está arrasando dondequiera con su carisma.

Para el evento de inauguración de su presidencia, el más caro de la historia, la capital estadounidense se desquició. Se agotaron los cuartos de hotel hace meses, los residentes rentaron cuartos en sus casas a los asistentes y se han organizado cientos de fiestas desde este fin de semana feriado para celebrar la Era Obama. Se calcula que habrá entre 2 y 4 millones de personas en la ceremonia inaugural y algunos hablan hasta de 10 millones.

Para muchos, este momento histórico significa el ejercicio pleno del término de la segregación racial que fue declarada inconstitucional desde 1968 en este país tan orgullosamente blanco, conservador e imperialista y que aún tiene tanta resistencia a la diversidad. Para otros, se cumple el sueño del doctor Martin Luther King Jr. sobre la igualdad racial, después de que aquí se han vivido vergonzosas medidas de segregación y discriminación por el color de la piel, así como sucesos sangrientos por ataques racistas que siguen vigentes en algunas regiones. Sin embargo, el tema del origen étnico y racial está en la mesa de discusiones ahora que las sociedades multiculturales son cada vez más comunes. Un ejemplo lo puso el famoso golfista Tiger Woods cuando rechazó ser estereotipado en una categoría racial y se autodenominó como ”cablinasiático” porque era una mezcla de caucásico, negro, indio americano y asiático sólo de parte de sus padres.

Para Barack, el factor racial ha sido fundamental para emerger como un individuo auténtico y con su identidad definida. Fruto de una unión entre un africano de Kenia y una joven blanca de Kansas, criado por abuelos blancos en Hawai, Obama tuvo que lidiar con la comprensión de su multietnicidad para lograr esa redondez espiritual que se le siente en su ejercicio político. En su ahora célebre discurso sobre las diferencias raciales, señala que ”el país ya no puede costear la ignorancia sobre el asunto racial”.

En el factor racial hay mucho todavía qué hacer en Estados Unidos. La mayoría blanca aún funciona con viejos estereotipos fijados para las diferentes razas y se hacen perfiles ligeros de los residentes de este país sólo basados en el color de su piel.

Con el primer presidente negro, los afroamericanos recuperaron bastante terreno en su evolución histórica truncada por la esclavitud, segregación racial y la severa discriminación en casi todos los ámbitos. Y el triunfo de Obama les hace justicia y dignifica los espacios que han ido ganado a pulso en todas las áreas, aunque -insisto- todavía queda mucho, mucho por hacer. La presencia afroamericana por fin se acepta como parte de este país tan reacio a la diversidad y justo en la cima del poder nacional: la presidencia.

Para escribir su libro ”Sueños de mi Padre”, Obama viajó a  Kenia para encontrar respuestas en la familia de su padre que lo abandonó a los 2 años de edad y en esas páginas se reconcilia con su origen africano en una prosa escrita con gran honestidad. Esa es precisamente la cualidad que yo le sentí durante su campaña, en los debates y en sus defensas ante los crueles ataques del partido republicano. Ese aire de autenticidad y transparencia que poco vemos en la política es lo que creo que logró esa empatía con la gente, la cual a la fecha lo siente  más cercano y más parecido a ellos porque todos lo vemos natural y desinhibido en su vida personal. En la política, rompió círculos viciosos al no responder ataques directos y está creando nuevas reglas del juego.

Sus cualidades y su personalidad pulida en lo fundamental son las que lo llevaron al triunfo, aunado a una extraordinaria campaña cibernética, organización de bases e intachables discursos elaborados por él y un asistente mezcla de poeta y publicista.

En fin que Obama triunfó y llega al gobierno a reparar las ruinas que quedaron después de 8 años de gobierno de George W. Bush. Los retos serán muchos para el nuevo presidente que se queda malabareando las papas calientes que le heredaron: retirarse tal vez derrotado de la guerra en Irak, la clausura de la base de Guantánamo, tendrá que rehacer las políticas ecológicas, energéticas y financieras en este país en quiebra. Además debe configurar una nueva y efectiva reforma migratoria que ”humanice” todo el sistema de migración obsoleto y absurdo para estos tiempos y la clase de emigrantes modernos.

Se ha situado a Obama como perteneciente al ala izquierda del partido demócrata y dará mucho de qué hablar cuando en su agenda incluya la eliminación del embargo y establezca relaciones con Cuba, así como en la introducción de un nuevo sistema de seguro universal de salud como lo mantienen muchos países europeos. En campaña fue muy cauteloso para no externar su tendencia política, así que será hasta que gobierne cuando veremos en que punto se sitúa la administración Obama.

En cuanto a México, el gobierno de Barack podría traer una oportunidad interesante para establecer unas relaciones reales con Estados Unidos. Creo que la personalidad de Obama se presta para acercamientos inteligentes en los que primeramente él comprenda algo de nuestra complejidad. A pesar de ser países vecinos, siento que él no sabe mucho de lo que debe saber de México, así que habrá que introducirlo a la mexicanidad de una manera hábil y convincente. Luego habrá que corregir todos los malentendidos e ideas sesgadas sobre nuestro país que pueda tener, limpiar el terreno antes de hacerlo comprender los puntos que se requieran para funcionar como excelentes vecinos. Se debe ir allanando el camino en firme para avanzar en el punto número uno que es la reforma migratoria. Tenemos que convencerlo con argumentos inteligentes. No habrá otra forma con el presidente Obama. Y ahí tenemos todas las de ganar porque contamos con un país altamente valioso, fácil de presentarlo apasionadamente como una nación de lujo con todos los potenciales de un socio respetable y lleno de recursos.

La duda surge si en el gobierno de Felipe Calderón podrán manejar hábilmente como prioridad la relación con Obama, a nombre de 110 millones de mexicanos o si están demasiado distraídos en la guerra contra el narcotráfico, las elecciones próximas o el resquebrajamiento de la economía.

Por lo pronto, soplan nuevos aires en Estados Unidos y se anticipan cambios en las reglas del juego. Arranca la Era Obama.

Acerca de Yolanda

Mujer que sigue aprendiendo a ser feliz en el camino y a disfrutar esta maravillosa vida sin excepciones. Mis placeres son la literatura, los libros en general, la música, el cine y la gente que quiero.
Esta entrada fue publicada en Periodismo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a OBAMA

  1. GUSTAVO G. dijo:

    Me parece que Obama estara mas preocupado por las guerras que sostiene en Oriente, y por atender las necesidades de la base trabajadora americana que fue quien lo llevo a la presidencia, que por ayudar a solucionar el problema del Narcotrafico y las consecuencias de la crisis en Mexico. Calderon va solo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s