EL ESTADO FALLIDO EVIDENTE

Por supuesto que México ya es un Estado fallido hace tiempo. Es una verdad que los funcionarios del gobierno actual quieren seguir ocultando y negando aunque está a la vista de todos. Como si fuera normal que vayan más de 7,000 ejecutados en la guerra contra el narcotráfico en el país, que la sociedad civil forme grupos de ”vigilantes” para su autodefensa ante la escalada criminal, como si no viéramos la ola de despidos y los anuncios de que se perderán otros 350,000 empleos, como si no se sintiera el alza de precios ni la pasividad gubernamental.

Y la causa del Estado fallido tiene una raíz histórica e interna: la pobreza, que como una vieja enfermedad que no ha sido atendida por ninguno de los responsables de hacerlo, tanto por ser negligentes como incapaces, ahora se volvió ya una infección generalizada que contaminó casi cada célula del país y que puede colapsarlo si no se actúa pronto. La pobreza es la razón de fondo del narcotráfico, de la corrupción, de la impunidad. La pobreza que no han resuelto ni los nefastos gobiernos priístas ni los dos panistas que van. No se meten en camisa de once varas.

Pero precisamente para evitar el colapso de México, los Estados Unidos se aprestan a ayudarlo en aras de su propia seguridad nacional. No tardan en enviar tropas a las zonas fronterizas del territorio mexicano para unirse a las fuerzas aztecas en el restablecimiento del orden. Y vamos a tener que verlo porque ese tipo de ayuda intervencionista es la que necesitan los países con Estados fallidos.

Con la ingenuidad característica de los políticos del PAN (exceptuando al jefe Diego que es un leperazo comparable a los priístas) y esa idea de que a punta de buenos deseos podrán forjar una ”patria ordenada y generosa”, el presidente Calderón se metió a ”cazar” elefantes con un matamoscas, pensando que podía erradicar un monstruo como el narcotráfico que está tan extendido y que ha permeado todos los estratos de nuestra sociedad desde los concursos de belleza hasta las instituciones, el ejército y el Senado de la República donde el líder de los legisladores del PRI, Manlio Fabio Beltrones, cuenta con un amplio récord en la DEA y su historial es bien conocido.

Los vecinos del norte prepararon bien el terreno, como siempre. En el reporte de la secretaría de defensa estadounidense, difundido a los cuatro vientos hace unos días, advierten que como Paquistán, México está al borde de un rápido y súbito colapso.

Clarito, el informe advierte que en México ”el gobierno, sus políticos, policías y toda su infraestructura judicial están bajo el asalto sostenido y la presión de los carteles de la droga y bandas criminales.”

Luego, señalan que la forma en cómo se desarrolle ese conflicto interno en los próximos años tendrá un impacto mayor en la estabilidad del Estado mexicano y amenazan con que ”ante cualquier descenso de México en el caos exigiría una respuesta estadounidense basada solamente en las serias implicaciones que esto podría traer a su seguridad nacional”. Más claro ni el agua. Están preparándose para venir a ayudar a Calderón.

El Dallas Morning News publicó ayer una nota de su reportero Alfredo Corchado, en la que funcionarios mexicanos y estadounidenses sin nombre le aseguran de la inminencia de ”operaciones conjuntas” e ”intercambio de inteligencia”  de los dos países, sobre todo en las ciudades fronterizas. Dejan ver que se podrían utilizar a miembros del ejército norteamericano, a compañías privadas o personal de inteligencia estadounidense en esos operativos.

Como siempre, los gringos ya están listos, nomás para que les digan dónde. Si pretextos no necesitan para meterse hasta la cocina de cualquier país, cuantimás a su patio trasero.

Tal vez la guerra contra el narcotráfico en México debió haber comenzado por una verdadera ofensiva contra la pobreza y luego continuar con el aseo de sus estructuras políticas, militares, institucionales y judiciales utilizando el bisturí de la inteligencia y la investigación para detectar y castigar a los elementos trasgresores. Calderón está peleando contra los molinos de viento como el Quijote, usando las mismas estructuras corruptas y podridas que dejó el PRI, las cuales están tan vigentes como siempre y se reactivarán aún más si retoman el timón del país –como planean– en el 2012.

LA MADRE DE TODOS LOS MALES

En México la pobreza es la madre de todos los males. Una pobreza histórica, provocada por una dictadura priísta de más de 70 años y continuada por los gobiernos panistas que abrieron paso a un estado más democrático desde el 2000 largamente deseado por la ciudadanía, pero que ascendieron al poder sin preocuparse en ir adquiriendo ese poder a pulso ante la gente y sin pedirle cuentas a sus antecesores millonarios que saquearon el erario e instituyeron la miseria popular. De esa forma tanto Fox como Calderón llegaron a gobernar un país con más de la mitad de su población sumida en la pobreza extrema.

Recuerdo ese día que viví desde Estados Unidos. Esa noche en que ganó Fox fue histórica para mí, como mexicana, después de haber literalmente soñado con el momento en que mi país se quitara al PRI de encima y entrara de lleno al juego democrático. Como reportera en un estado norteño desde los 80’s, la cábala entonces era que los priístas no soltarían nunca el poder y si lo hacían, costaría mucha sangre. Afortunadamente, la transición del poder al PAN para Vicente Fox fue pacífica e incuestionable, a pesar de que el nuevo gobernante ”no daba la lata de manteca” ni por asomo. Pero bueno, era mejor tener a un incapaz con buenos deseos que continuar con el cártel político de los priístas. Es la democracia. Gane quien gane en el voto popular. Punto.

Pensé que lo primero que anunciaría Fox al otro día sería una lista de los políticos ladrones priístas que arrestaría por enriquecimiento ilícito, que nos daría las cifras de sus fortunas, que se las expropiaría completamente para devolverlas al erario público y haría justicia por todo el saqueo de décadas a la riqueza generada por el país y el pueblo. Pero no fue así. Fue un sueño guajiro. Y el nuevo gobernante panista no le hizo justicia al pueblo hambreado y sumido en la pobreza. Así que se me frustró la esperanza de ver tras las rejas a todos aquellos que sostienen que ”un político pobre es un pobre político”.

Obviamente, la pobreza no se atacó ferozmente para comenzar a erradicarla como si fuera esa plaga que contamina todos los hogares mexicanos y va tornando a la gente más susceptible a hacer cualquier cosa por la sobrevivencia cuando no hay empleo. Así creo que fue el infiltramiento del narcotráfico en este pueblo Guadalupano e históricamente hambreado. Los únicos que salían de la pobreza eran los políticos del PRI y con los panistas, sus amigos empresarios y sus familias.

A más crisis económicas y más impunidad legal, más narcotráfico. Calderón debió haber empezado a hacer una policía científica donde exista verdadera investigación para acabar con la impunidad criminal. Una persona con hambre o un padre que ve a sus hijos hambrientos, hace lo que sea por darles de comer, hasta el narcotráfico. Es igual al argumento que siempre uso en ponencias de periodismo, donde los muchachitos que creen saber de periodismo porque traen un título en ciencias de la comunicación sin haber pisado la calle para reportear, condenaban duramente a los reporteros ”chayoteros” que aceptan sobornos en efectivo del gobierno en turno, yo les decía como Sor Juana, ¿quién es peor, el que peca por la paga o el que paga por pecar? Y les traía a colación ejemplos de compañeros periodistas que con lágrimas en los ojos tenían que agarrar el ”chayote” porque su insultante sueldo de reportero no alcanzaba para mantener a cinco o más hijos. Así que mientras no hubiera un salario justo para el periodista, seguirá agarrando ese dinero gratuito que no deja rastro. A la fecha, nada se ha hecho en ese sentido. Y la práctica sigue vigente porque me consta que muchos de esos comunicólogos dejan las uñas en los sobres chayotescos.

Entonces, resumiendo. Si los gobiernos en turno no se avocan a combatir la pobreza en forma real, concisa, inteligente, ingeniosa, viable, congruente y no se toma ese como el bastión central de la política y quehacer del Estado mexicano, estaremos fritos y seguiremos viendo el país en la corrupción, la criminalidad, impunidad y desesperanza. La pobreza es lo que hay que atacar antes señor Calderón y ese es todavía la madre de todos los males en México.

Estas escaramuzas con los narcos que han costado tantas vidas, seguirán mientras sigan operando las mismas estructuras de siempre, pero sin derribar al monstruo que está infiltrado entre ellos mismos.

Acerca de Yolanda

Mujer que sigue aprendiendo a ser feliz en el camino y a disfrutar esta maravillosa vida sin excepciones. Mis placeres son la literatura, los libros en general, la música, el cine y la gente que quiero.
Esta entrada fue publicada en Periodismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s