Tarde de danzón…

Acabo de pasar una tarde fantástica con TED. La organización se dedica a la difusión de las ideas valiosas, sobre todo en materia de tecnología, entretenimiento y diseño y lo hace a través de ponentes expertos en sus áreas que hablan una vez al año en una conferencia de una semana en Long Island, California.

Hoy, por primera vez, TED  ofreció una transmisión en vivo y gratuita de su conferencia 2009 que tuvo el tema ”lo grandioso develado”. Así que durante más de dos horas, nos enlazamos al webcast como si hubiéramos pagado los 995 dólares que cuesta la membresía anual o los 6 mil que cobran por la asistencia al evento. Justamente en el enlace se revelaron a los ganadores de los 3 premios TED, los cuales reciben un galardón anual de 100 mil dólares más la oportunidad de que hagan público ”un deseo personal que cambiaría al mundo”, el cual generalmente recibe un centenar de propuestas de ayuda para que se vuelva realidad.

Este año, los galardonados fueron extraordinarios. La famosa astrónoma Jill Tarter, quien es la encargada del instituto SETI que trata de captar cualquier señal del espacio en busca de vida extraterrestre. Otra premiada fue la oceanógrafa Sylvia Earle, quien aboga por la protección del corazón azul del planeta: el océano y finalmente, el tercer ganador fue el maestro José Antonio Abreu, creador de ”el sistema” de enseñanza musical para niños pobres en Venezuela desde 1975 que ha logrado resultados fantásticos en generaciones de jóvenes ahora músicos.

Después de la delicia de escuchar a Tarter y a Earle hacer sus peticiones apasionadas para apoyar y diseminar la investigación del espacio y el rescate de los océanos, respectivamente, fue el turno de Abreu, quien habló desde Caracas, Venezuela para ofrecer un excelente discurso sobre el poder de la música como alimento del espíritu y restaurador de la dignidad de niños en desventaja social y económica. Creó toda una red de instrucción musicial que actualmente es aprovechada por 300,000 niños y también formó muchas orquestas juveniles que son un ejemplo mundial.

Pero la sorpresa más grande para mí la dio la orquesta juvenil Simón Bolívar que cerró la transmisión. Dirigida por uno de los discípulos de Abreu, Gustavo Dudamel, quien ahora es el director musical de la orquesta filarmónica de Los Angeles, decenas de jovencitos tocaron magistralmente el danzón # 2 del compositor mexicano (oriundo de Sonora), Arturo Márquez. Fue un lujo escucharlos tocando y a veces bailando con sus instrumentos en mano, vestidos con una chaqueta con los colores de la bandera venezolana.

Así que fue un disfrute puro. Y cómo no, si desde que descubrí a TED, ha sido un placer recibir sus charlas que nutren el cerebro y el espíritu porque en ellas se habla desde  el precio de la felicidad o la búsqueda de la belleza, del escondite de la creatividad, la naturaleza de la pasión o como vivir una vida apasionada. Abordan temas que van desde investigaciones de la felicidad en cuerpo y alma, cómo la mente trabaja, qué sucede después de una embolia cerebral, sobre el destino, tecnología, predicciones, arte, invenciones, hasta del pan o de dinosaurios, del futuro, la imaginación, se habla de la esperanza o la democracia, sobre la simplicidad, el éxito y el fluir en la vida, sobre el universo, el optimismo o sobre el amor. Los ponentes nos llevan a explorar la tierra o Saturno, escuchamos música increíble y artistas innovadores. En una palabra, de todo aquello que mueve al ser humano. De la magia de vivir, pues.

Y justo en esas pláticas apenas de 20 minutos en promedio y sin desperdicio, los expositores se valen de recursos multimedia o presentan desde animales en vivo hasta cerebros humanos reales. Los asistentes, claro, son miembros de TED que pagan unos 6 mil dólares por el acceso a la conferencia anual. A cambio, hacen un alto en sus actividades para  ir a refrescarse por dentro y por fuera.

Ahora que todo mundo anda tan acelerado y no se da tiempo para escuchar algo interesante, este tipo de placeres deveras que valen la pena vivirse.

Salud pues, por más tardes de danzón.

Acerca de Yolanda

Mujer que sigue aprendiendo a ser feliz en el camino y a disfrutar esta maravillosa vida sin excepciones. Mis placeres son la literatura, los libros en general, la música, el cine y la gente que quiero.
Esta entrada fue publicada en La cotidianidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s