Mejor hablar de amor…

Este soleado viernes es mejor hablar de amor que de crisis, del dólar a 15 pesos, de las narcobalaceras ni del Estado fallido mexicano. Ni de elecciones, de botines políticos, dedazos o del desorden nacional que pagarán ¿adivinen quién?. Ni tan solo quiero hablar de la decadencia de los medios de comunicación ni de la ”naquización” de la gente o la aceptación a vivir de una forma acelerada, fría, estresada, absurda, donde nadie tiene tiempo de nada, sólo de trabajar o buscar ”contactos” que aquí llaman ”network” para buscar literalmente cómo brincar a su próxima chamba. Y, se sigue viviendo así, en piloto automático hasta que alguna inesperada campanada nos mueve el tapete y se desploma todo como castillo de naipes.

Al principio, durante y al final sólo queda lo que vale, el amor. El que das o diste, el que recibes, el que sientes, el que practicas. El de verdad, el real, sincero, el que le da vueltas a los pensamientos y los purifica. El que oxigena los días para volverlos frescos, el que tolera absolutamente todo por más terrible que sea. El que nos da ojos limpios y un perenne gusto íntimo que realmente nos salva de todo este mundo volteado al revés.

Por eso, mejor hablar de amor para salvarnos de cualquier sin-sentido alrededor. Y hacer un paréntesis amoroso para llenarnos aunque sea este momento de aprecio por la sonrisa, la belleza, la ternura, la paz. Aquí unos versos extraídos de este precioso poema ”A ras de sueño” de Mario Benedetti, que hoy precisamente salvaron mi día…

Hay que amar con valor, para salvarse.
Sin luna, sin nostalgia, sin pretextos,
Hay que despilfarrar en una noche
—que puede ser mil y una— el universo,
sin augurios, sin planes, sin temblores,
sin convenios, sin votos, con olvido,
desnudos cuerpo y alma, disponibles
para ser otro y otra a ras de sueño.

***

Hay que amar con horror para salvarse,
amanecer cuando los mansos dientes
muerden, para salvarse, o por lo menos
para creerse a salvo, que es bastante.
Hay que amar sentenciado y sin urgencia,
para salvarse, para guarecerse
de esa muerte que llueve hielo o fuego.

****

Bendita noche cóncava, delicia
de encontrar un abrazo a la deriva
y entrar en ese enigma, sin astucia,
y volver por el aire al aire libre,
Hay que amar con amor, para salvarse.

Acerca de Yolanda

Mujer que sigue aprendiendo a ser feliz en el camino y a disfrutar esta maravillosa vida sin excepciones. Mis placeres son la literatura, los libros en general, la música, el cine y la gente que quiero.
Esta entrada fue publicada en La cotidianidad. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mejor hablar de amor…

  1. pina dijo:

    claro, Yolanda… eternamente Yolada

    sólo el amor es verdad.

    abrazos desde acá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s